Páginas vistas en total

Se ha producido un error en este gadget.

EL SENTIDO DEL ARTE

(Haciendo click con el ratón en su estanque podrás alimentar a nuestros PECES DE COLORES).


"SIN EL ARTE DE EXPRESARSE, LA VIVENCIA, POR PURA Y ELEVADA QUE SEA, SÓLO BALBUCEA"
. Gonzalo Torrente Ballester.


NOTICIAS SOBRE ARTE:

sábado, 19 de mayo de 2012

EL ENGAÑO EN EL ARTE: LOS TRAMPANTOJOS


En tiempos de engaños y mentiras a todos los niveles, engaños políticos (donde dije "digo", digo "Diego") y engaños económicos que nos han traído a este lodazal en que nos encontramos, hoy vamos a centrarnos en los engaños en el arte: que nadie crea que el arte se ha mantenido alguna vez ajeno a la mentira. Ya de por sí, la pintura, valiente imitadora de la realidad, especialmente desde los tiempos del Renacimiento hasta la pintura contemporánea, ha sido y es un instrumento perfecto de engaño. Su objetivo casi siempre consistió en un teórico " imposible": traducir la realidad tridimensional a una superficie de tan sólo dos dimensiones. Únicamente el arte más contemporáneo desde las vanguardias del siglo XX, y no digamos ya el arte abstracto, desprovisto de toda conexión con la realidad visible,  supieron liberarse de tal esclavitud.

Cuando el objetivo de esta mentira fundamental se eleva a la enésima potencia, y el espectador llega a confundir realmente la realidad con el objeto pintado, ¡cuidado!, nos encontramos entonces ante el mayor de los engaños: EL TRAMPANTOJO.




El trampantojo (o «trampa al ojo», también llamado trompe-l'œil, expresión francesa que significa «engaña al ojo») es una técnica normalmente pictórica que intenta engañar a la vista del espectador jugueteando con la perspectiva y otros efectos ópticos. Suelen ser pinturas murales extremadamente realistas o hiperrealistas creadas deliberadamente para ofrecer una visión falsa.

Algunos los clasifican en trampantojos interiores (que representan muebles, ventanas, puertas o escenas más complejas, como en las antiguas pinturas romanas, conservadas en Pompeya y Herculano; o en las bóvedas y cúpulas de las iglesias barrocas, como las pintadas por el padre Pozzo, o más tarde por Goya en la ermita de San Antonio de la Florida, en Madrid) y trampantojos exteriores, en muros de edificios (como sucede hoy en los paneles que tapan las obras rehabilitación de algunas edificaciones, imitando el futuro resultado de las obras).

Pinturas de Herculano



Frescos de Pozzo en Il Gesù de Roma


Goya y su trampantojo en San Antonio de la Florida.

Trampantojo del Callejón de San Francisco en Valladolid

Aunque los trampantojos sean más propios de la pintura, también existen famosos engaños arquitectónicos, como en el Partenón de la acrópolis de Atenas, pensado para ser visto de lejos, por lo que en las distancias cortas las correcciones ópticas son perceptibles (diferente anchura de los intercolumnios, curvatura del estilóbato y del estereóbato, éntasis de los fustes de las columnas...), la escalera de la biblioteca Laurenciana de Miguel Ángel en Florenciala Scala Regia en el Vaticano de Bernini o la Galería del Palacio Spada en Roma de Borromini,  donde los más grandes arquitectos del manierismo y del barroco logran burlar las dimensiones y la perspectiva, consiguiendo en espacios realmente pequeños que ésta parezca mucho más profunda.


Correcciones ópticas del Partenón de Fidias.

Escalera de la biblioteca Laurenciana de Miguel Ángel.

Escalera Regia del Vaticano de Bernini.

Galería del Palacio Spada en Roma de Borromini. Dibujo que muestra
las correcciones ópticas a fin de exagerar la perpectiva y simular un espacio mayor al real.
Desde la antigüedad y hasta hoy, los trampantojos siguen a la orden del día: los hay en los muros de las obras de rehabilitación en los edificios del casco antiguo de las ciudades, los hay que decoran los suelos de las calles pintados por artistas urbanos cada vez más reconocidos (como Julian Beever)...

Para lograr la belleza perfecta, para imitar la realidad, para alcanzar el cielo, para ampliar espacios, para embellecer las ciudades, para provocar al espectador..., los trampantojos nos rodean mostrándonos otra realidad paralela posible.

Si quieres ser engañado y jugar con la pintura y la arquitectura, bienvenido al arte: sitúate en el ángulo adecuado, y serás oportunamente engañado por el efecto de la anamorfosis y los trampantojos.










1 comentario:

Regina dijo...

me gusta tu blog!!